Disparar en RAW

Publicada en Publicada en Técnica

Raw es un formato que utilizan las cámaras DSLR para guardar las fotografías. Es un formato distinto al JPG o el TIFF. Tocaremos ahora la forma de trabajar con estos archivos y los beneficios que esto supone.

En el formato JPG los parámetros de ajuste de la cámara se aplican a la imagen inmediatamente después de disparar. Ésta se convierte a JPG y se comprime. Es la imagen definitiva. En esta compresión la imagen sufre una pérdida de calidad que es irreversible. Sin embargo en modo RAW se guarda la imagen exactamente como sale del sensor, guardándola sin aplicarle ningún ajuste. Así , tendremos la opción de realizar una post-producción en una aplicación de edición fotográfica.

Como es evidente, existen  ajustes de la cámara que ya no se podrán modificar a posteriori, como es la apertura de diafragma, el tiempo de exposición o la sensibilidad. Pero hay muchos otros que sí será posible toquetear un poco:

  • Nivel de exposición.
  • Ajuste de blancos (temperatura del color).
  • Contraste
  • Tono
  • Saturación del color
  • Nitidez

Podemos pensar que muchas de estas opciones ya existen en Photoshop,  sobre un JPG, TIFF o lo que sea, y es cierto, pero hay que tener en cuenta que cuando trabajamos sobre el RAW, no estamos modificando nada en la imagen. Estaremos trabajando sobre información “real” que la cámara almacenó cuando disparó la fotografía y que guardó en el archivo como posibles opciones de trabajo en una post-producción. Así, si en su momento realizamos una toma sobre-expuesta, tendremos de opción de regular esa luz y corregir esto de una forma idónea.

Obligatoriamente, es necesario usar un programa específico para editar los RAW, como pueda ser el Adobe Lightroom.

Adobe Lightroom
Adobe Lightroom

Pero las principales marcas de equipos fotográficos saben que este formato se encuentra al alza por su versatilidad y la calidad que permite en las imágenes finales  e incluyen con sus cámara sus propios programas de edición del formato RAW. Por último, añadir que este tipo de archivo no tiene una única extensión, sino que cada marca usa sus propios archivos RAW con diferentes extensiones. Asñi, NIKON usa NEF, Panasonic RA2, etc.  Adobe desarrolló su propio formato RAW, que es el DNG.

Parches de color Colorchecker
Parches de color Colorchecker

Estos programas de post-procesado digital también son necesarios para poder calibrar el color en las fotografias. Para esto se usan las cartas de color. El sistema es muy sencillo. Se usan parches de color con valores determinados y después, al realizar la toma, el software coteja estos datos con los que ha capturado la cámara y detecta las diferencias. Después, genera un perfil ICC donde “apunta” esas diferencias y este será el archivo de calibración que aplicaremos en las tomas para obtener colores fidedignos. La mejor forma de verlo es con un ejemplo como este que vemos a continuación:

Ejemplo de uso de carta de color.
Ejemplo de uso de carta de color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *